28 diciembre 2009

Si el barco se hunde, ¿lo sabes por las ratas o por los pasajeros de primera clase?

Ship ratInteresante entrada de Seth Godin interpretando el significado para las librerías de la noticia de la que hablábamos ayer, el récord de ventas de Kindle en Amazon.com: el momento en que sabes que un barco se hunde no es viendo cuándo lo abandonan las ratas, sino cuándo lo hacen los pasajeros de primera clase.

Las tiendas de música murieron cuando los mejores clientes, los que compraban mucha música a lo largo del año, dejaron de comprar ahí y se fueron a iTunes, a Spotify o a plataformas P2P. Todavía quedan personas que se van a El Corte Inglés a comprar un disco, pero esas ya no importan, el negocio es incapaz de mantenerse con ellas. El negocio se mantiene con los grandes clientes, los melómanos, los que compran mucho. Por eso las tiendas de música cierran y la sección de discos de El Corte Inglés no deja de disminuir en extensión.

Viendo el mercado norteamericano de libros, se ve claramente que los grandes clientes de las librerías, los que compraban más de cien libros al año, las han abandonado en masa. El lector impenitente, el académico, el que necesita mantenerse muy actualizado o el que lee por el placer compulsivo de hacerlo se han pasado al libro electrónico debido a sus múltiples ventajas. Y cuando pierdes a ese segmento de clientes, lo demás no importa: el destino ya está escrito.

(Enlace a la entrada original - Licencia)

1 comentario:

  1. Estimado Enrique:

    Muchas gracias por la referencia, sin duda interesante. Sin embargo, disiento con el análisis. Mi opinión está más de acuerdo con la tesis del artículo de Chris Anderson, titulado 'The Long Tail' y publicado en Wired (http://www.wired.com/wired/archive/12.10/tail.html).
    El artículo fue posteriormente convertido en libro y en un sitio web (http://www.thelongtail.com/).

    La tesis del libro es que el éxito de negocios como Amazon y Netflix radica en su utilización de Internet para incrementar sus ventas en productos que no se consideraban comerciales. Es decir, los mejores clientes de Amazon no son aquellos que compraban en El Corte Inglés, sino aquellos que compraban en pequeñas tiendas alternativas.

    Así, antes los grandes clientes de El Corte Inglés y de otros grandes almacenes tradicionales se veían "obligados" a comprar aquello que los almacenes de marras les ofrecían. Hoy, estos clientes pueden encontrar en la Red libros o música que se ajusta más a sus gustos o necesidades, de modo que dejan de comprar los productos llamados de "grandes ventas".

    En mi opinión, el auge de la cultura "long tail", que viene motivado por la irrupción de Internet, conducirá (con suerte) al abandono de la cultura del "best seller".

    ResponderEliminar

ATENCIÓN: Google ha metido en Blogger un sistema antispam automático que clasifica como spam casi lo que le da la gana y que no se puede desactivar.

Si después de hacer tu comentario este no aparece, no se trata del espíritu de Dans que anda censurando también aquí, es que se ha quedado en la cola de aceptación. Sacaré tu mensaje de ahí tan pronto como pueda, si bien el supersistema este tampoco me avisa de estas cosas, por lo que tengo que estar entrando cada cierto tiempo a ver si hay alguno esperando. Un inventazo, vaya.